lunes, 28 de mayo de 2012

Tabula rasa


Periandro, segundo tirano de Corinto allá por el siglo VII a.C. y uno de los llamados "Siete Sabios de Grecia", envió a un embajador a Mileto para consultar al tirano Trasíbulo la mejor forma de mantenerse en el poder. Trasíbulo paseaba por el campo y sin decir palabra se dedicó a tronzar con una varita de mimbre toda espiga que sobresaliese del resto de espigas. El embajador comprendió al instante que para mantener el poder debía deshacerse de todo aquel que sobresaliera o despuntara.

Cada vez estoy más convencido de que el objetivo final de este gobierno de Mariano Rajoy es acabar con el statu quo de la sociedad actual española.

Y ya me lo advirtieron, hace unos pocos años, un par de primos míos que se las dan de burgueses.

Uno de ellos es abogado, aunque ejerce en una especie de gestoría haciendo nóminas y llevando seguros, etc. El otro es empresario.

En una reunión familiar (no muy feliz) estábamos charlando de temas laborales sin importancia (aún no se hablaba de la crisis) cuando el abogado comentó algo sobre los obreros. No se si la frase fue “estos proletarios siempre pidiendo más” o algo así. La cosa es que el empresario respondió: “cuidado que el primo Antonio también es proletario, no se vaya a mosquear y se de por aludido”.

Yo simplemente les contesté que no me daba por aludido, porque yo no era ni proletario, ni obrero… yo solo era un trabajador. Y que yo no pediría nada más que lo que me corresponde… pero no permitiría que me quitaran nada de lo que ya tuviese.

La respuesta fue, que yo era de los del puño en alto pero luego lo mío era solo mío.

No si te parece lo voy a repartir. Abro mi casa y mi cuenta y venga “calentito lo traigo oigan”. Que nos dicen que los izquierdosos (rojillos o progres es ahora la palabra derechona, aunque a ellos les molesta que les llamemos fachas) tenemos ideas anticuadas y que vivimos en el mundo de principios del S XX, pero ellos aun creen que “queremos quitarles las tierras y repartirlas entre las chusmas de jornaleros ávidos de sangre noble”.
La cuestión es que le dije, después de recordarles que todos los allí presentes estábamos en el mundo gracias a obreros (como nuestros respectivos padres) o jornaleros (como nuestros comunes abuelos) y que ninguno pertenecía a ninguna rama venida a menos de una casa ducal, que con mi trabajo y mi sueldo yo tenía dos coches y una casa propia igual que ellos (bueno que uno de ellos, porque el abogado ni lo uno, ni lo otro) y una familia sin una sola necesidad, que me iba una semana al año de vacaciones y vivía modestamente, pero como un señor. Que era un buen ahorrador y me quitaba de lujos innecesarios para satisfacer otros caprichos que me reportaran vivencias agradables (como las vacaciones con mi familia).

“Ves primo, ese es el problema. Que tú, sin titulación universitaria, sin una empresa a tus espaldas, sin arriesgar más que lo normal en tu trabajo (le parecerá poco al gachó arriesgar el pellejo cada día que cogía el soplete o me ponía cerca de 2 toneladas de metal suspendida de un cable), sin más que un sueldo, puedas tener dos coches y una casa. Que puedas irte de vacaciones cada año, que tus hijos puedan ir a la Universidad, que te puedas operar de lo que quieras y gratis, que puedas cenar en cualquier restaurante. Y no es que yo te desee lo contrario, pero hay mucha gente que no está a gusto con esa situación y algún día van a hacerlo cambiar”.

Pero ¿les quito yo algo a ellos o es solo pura envidia? Pregunté.

“Ni lo uno ni lo otro. Es simplemente que los grandes empresarios y profesionales titulados han gastado mucho dinero en estar donde están. Pagan mucho dinero para que sus hijos estudien en universidades privadas y colegios privados que valen una pasta. Pagan una millonada por un seguro privado para ellos y su familia. Se gastan los cuartos en un plan de pensiones y arriesgan en bolsa para procurarse una jubilación de lujo. Gastan mucho en coches, viviendas, restaurantes y ropa. Para que luego venga gente como tú, o menos que tú, y vivan como ellos.

Un simple albañil que no llegó a terminar la E.G.B., que sabe escribir lo justo, que sea dueño de una pequeña empresa, que tenga un Todoterreno, una casa de dos plantas, un chalé en la playa y los hijos en la universidad. Como hay muchos viviendo como jeques.

O tú que trabajas en una empresa, con el F.P. a lo justo y cobrando un sueldo más alto que el del primo (el abogado). Eso hay mucha gente que no lo puede, que no lo quiere permitir”.

Yo asistía boquiabierto a ese vaticinio, aunque por entonces pensaba que solo eran mamarrachadas del momento algo tenso.

“Imagina ese médico, hijo y nieto de médicos, casado con una médico, hija y nieta de médicos, con los hijos en la Universidad Europea de Madrid, y que luego los hijos del albañil se codeen con ellos por los pasillos de cualquier hospital, o estén cenando en la playa en la mesa de al lado y comiendo la misma langosta Thermidor y en el mismo hotel ¿de qué le ha valido su apellido, su dinero y su alta cuna si al final está justo al lado del albañil? Eso es lo que piensan.

Que no primo, que los que están arriba quieren la habitación con vistas para ellos solos o para los que son como ellos, de su élite. Y no van a permitir que esto siga así. Son muchas cenas con empresarios donde la conversación acaba en lo mismo. En para qué estoy pagando un seguro privado si el desgraciado que me limpia el jardín se puede operar de lo mismo que yo y gratis, para qué pago colegio privado trilingüe a los fieras de mis hijos si les vale para lo mismo que el público de las hijas de mi asistenta, que hasta le regalan un portátil y estudian matemáticas en ingles, y eso que es peruana o filipina y a saber como llegó aquí. Que el que reparte la fruta o el que me cerró el porche del chalet tiene uno casi igual de grande. Que coincidí en un Spa en Alemania con una que era la mujer de un cristalero y el de la pescadería va con la amante al mismo concesionario que yo con su Rav4. Que no, que no van dejar que siga esto.”

Visto lo que está pasando en el país y a tenor del desmantelamiento que, con la excusa de la crisis, está realizando el PP con todo la jeta posible y sin disimular lo más mínimo, en los primeros 5 meses de gobierno, y desde la primerísima semana de toma de posesión del cargo, creo firmemente que todo es una orquestación por parte de la clase media alta para deshacerse de invasores y vecinos molestos.

Ahora podéis tacharme de teórico de la conspiración o fantasioso. Espero por el bien de todos que solo sea eso, una teoría o una fantasía y que no tenga que decir de los incrédulos que sois unos ilusos.

Pero vamos, tiempo al tiempo.

3 comentarios:

kerish dijo...

Tío Uladh, de verdad... esto va a ser como la edad media. Si no eres noble, no puedes vestir como uno aunque la ropa sea ganada o regalada. Ya verás...
Un saludo.

Jota dijo...

El problema no es que en cinco meses de gobierno del PP, la cosa cada vez esté peor para la clase media -baja, el problema es que cuando hace cinco meses se votó, pensaban que votaban un "milagro" y yo personalmente no me creo lo de los milagros, imagínate que cuando Jesús dio de comer a cinco mil hombres con cinco panes y dos peces, según los evangelios, lo catalogaron de eso de milagro, hoy día es tan solo "cocina de autor". a si que de milagros pues nada, tienes razón en que la clase alta no se quiere codear con la baja, pero te equivocas, en que hoy día muchos de los que están en esa "élite" son simples "destripaterrones" que se han hecho de oro con el ladrillo y la construcción, van a fiestas, comen langosta , visten en la calle serrano,pero siguen siendo igual de paletos e ignorantes, como fueron siempre, y ese es el problema, que estamos gobernados, por esa clase de personas, de las que un buen día accedieron a un puesto de Alcalde o de concejal o de presidente de diputación tan solo por que habían llevado unas buenas cestas de jamón ibérico, o regalado unas vacaciones en la Bahamas, y se presentan en una lista, unos de capullos los otros de pajarracos, y así nos va, el españolito de a pié, con su SDM ( sueldo de mierda) se creyó que podía codearse con toda esa "chusma", y claro, fue al banco, pidió crédito para comprarse un casoplóm, un cochazo, y hasta una Thermomix, para todo el banco te daba crédito, y tu con tu SDM estabas tan contento, ahora cuando el banco cierra el grifo, cuando los del ladrillo están en paraderos desconocidos, ( que son los paraísos fiscales), cuando la mayoría del pueblo vota ese "milagro" caemos en la cuenta de que nos han vuelto a engañar, y esto es tan solo un "suma y sigue" hasta que el pueblo no se de cuenta de que los gobernantes, solo están para ganar dinero y fortuna, esto no acabará.
Y bueno te dejo, que mis comentarios, son como la biblia ( de extensos me refiero)
Que tengas un feliz día.

Uladh dijo...

Ja,ja,ja.. amén.